Minería

“Conflicto social de Las Bambas es responsabilidad de un Estado lento”

El proyecto minero de Las Bambas ha marcado un punto de quiebre en el desarrollo de la economía de la región Apurímac. El producto bruto interno de esa región ha crecido en 154% en solo dos años. Esto le permitió pasar de los últimos lugares en crecimiento regional a estar en el puesto 12, según el Instituto Peruano de Economía (IPE).

Sin embargo, la conflictividad social de la región perjudica el potencial que tiene para atraer la inversión privada. Existe una voluntad política bastante fuerte por parte de las autoridades regionales para apoyar a la minería, pero las brechas siguen siendo grandes, y el trabajo, difícil, según afirmó el gobernador regional de Apurímac, Wilber Venegas, durante su exposición en el Encuentro Social de PERUMIN 33.

El también presidente de la Mancomunidad Regional de los Andes dijo que la lentitud del sistema estatal es culpable de la conflictividad social de su región. “Debemos invertir más rápido en el sector público para evitar conflictos al sector privado. El Estado es muy lento en sus procedimientos. La población, tras atravesar un largo periodo de pobreza, quiere las cosas más rápido. Cuando no encuentran respuesta en el Estado buscan a la mina”.

Sostuvo que muchos de los pobladores que no están incluidos en el área de influencia pugnan por tener los mismos beneficios que los que sí lo están. “A ellos no han llegado las ventajas del proyecto las Bambas. Los precios de productos de primera necesidad se han incrementado en esos lugares, la población se ha visto perjudicada”.

Una de las medidas para solucionar parte de esta problemática ha sido solicitar un adelanto de canon minero de 300 millones de soles. La cartera de proyectos ha sido aprobada por el Ministerio de Economía y Finanzas pero posiblemente tardará un año más en hacerse realidad. Asimismo, entre 2015 a junio de 2017, Las Bambas aportó US$ 100 millones por concepto de regalías.

CLAVES:

  • El proyecto minero Las Bambas ha iniciado operaciones en 2015 y demandó una inversión de US$ 10 mil millones. Tiene reservas de 7,2 millones de toneladas de cobre y recursos de 12,6 millones de toneladas de cobre. Se proyecta una producción de 450,000 toneladas de cobre anuales.

 

  • El gobernador regional de Apurímac, Wilber Venegas, señaló que el 60% del territorio apurimeño se encuentra concesionado para la actividad minera, lo que significará una inversión de 20 mil millones de dólares para los próximos diez años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *