Minería

Motor de la minería pierde fuerza, pese a mayor precio de metales

Minería

La producción minera fue uno de los principales motores de crecimiento de la economía peruana el 2016, gracias al ingreso de nuevas minas, sin embargo, ha empezado a perder fuerza este año y su impulso cada vez es más débil.

Según el último reporte de avance coyuntural del INEI, la producción del sector minería e hidrocarburos se desaceleró en julio y solo creció 1.8%, tras haber repuntado en junio (6.24%) y ya lejos quedó el crecimiento a dos dígitos que anotaba este sector en años anteriores.

Incluso, el economista Waldo Mendoza, presidente del Consejo Fiscal, señaló que si bien la minería fue un motor importante de la economía en el pasado, ahora es un “motorcito”.  

Causas del descenso. La fuerte caída de la inversión en nuevos proyectos mineros y de hidrocarburos en los últimos cuatro años, ha puesto un límite a la producción de estos sectores que se empieza a ver este año.

Sin embargo, el propio Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) espera en su reciente Marco Macroeconómico Multianual 2018 -2021, que la economía peruana se sostenga el próximo año más por los sectores vinculados a la demanda interna (construcción, manufactura, comercio) que por los sectores primarios (minería, hidrocarburos, pesca).

Impacto en exportaciones. La menor producción minera también se refleja en las exportaciones. Los envíos tradicionales, donde los metales representan el 60%, se contrajeron en julio 2.1%, por primera vez en 12 meses desde junio del años pasado (-18.2%).

Esto golpeó el conjunto de las exportaciones, que se frenaron en seco en julio al crecer un magro 0.73%, bastante menor al 42% de junio y la tasa más baja también en 12 meses, según datos del ente estadístico.  

Entorno favorable. El freno en los envíos al exterior se da, paradójicamente, en momentos en que el precio de los principales metales se encuentra al alza y significaron un importante viento a favor para la economía peruana en la primera parte del año.

Pero las exportaciones no tradicionales, vinculadas a los sectores intensivos en mano de obra, también se desaceleraron en julio al crecer 8.53%, casi la mitad de lo registrado en mayo y junio (16,33% y 16,20% respectivamente).

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *