Conectate con nosotros

GLP

GLP y otros subsidios: ¿Cuántos recursos destina el Estado y cuál es su real alcance?

Publicado

el

La reincorporación del gas licuado de petróleo (GLP) al Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles (FEPC) representa un subsidio público que se sumaría a otros instrumentos que proveen alivio tributario. Entre ellos, la exoneración del IGV a los productos agrícolas es un claro ejemplo de cómo una política pública bienintencionada, similar al caso del GLP, tiene un alto costo fiscal y, sin embargo, puede fallar en beneficiar efectivamente a la población objetivo.

Costo fiscal

Los gastos tributarios son recursos que el Estado deja de recaudar por exoneraciones, inafectaciones, devoluciones y reducciones de tasas para beneficiar a distintos sectores de la sociedad. El Marco Macroeconómico Multianual 2022-2024 estima un gasto tributario para el 2021 de S/15.942 millones, equivalente al 2,1% del PBI.

Más de la mitad de dicho gasto está asignado a la exoneración al IGV de productos agrícolas (22%), la exoneración de impuestos a las actividades en la Amazonía (21%) y a las inafectaciones del IGV en la importación y prestación de servicios educativos (9%). El costo que implica la aplicación de este tipo de políticas impide el uso de estos fondos en otras actividades prioritarias.

Según Macroconsult, la incorporación del GLP en el FEPC significaría un costo de S/720 millones al año, lo cual representa alrededor de un tercio del monto transferido para la compra de vacunas contra el COVID-19 en lo que va del año (S/2.214 millones).

En tanto, las exoneraciones al IGV de productos agrícolas (S/3.885 millones) equivalen a dos tercios del presupuesto 2021 en salud destinado a combatir la pandemia (S/6.003 millones).

Focalización

Los esquemas de exoneraciones y subsidios en el Perú no cuentan con un nivel de focalización adecuado. En el caso del GLP, los hogares que consumen una mayor cantidad de este combustible –típicamente los que tienen más recursos– recibirán un mayor subsidio del Estado. Usando la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho) 2019, se estima que el uso del GLP como combustible para cocinar asciende a 40% entre los hogares pobres y a 71% entre los no pobres.

Este problema se repite en la aplicación de las exoneraciones a productos agrícolas. A partir de la Enaho 2019, se calcula que los hogares pobres absorben apenas el 9% de las exoneraciones a productos agrícolas consumidos dentro del hogar. Esto significa que el Estado subsidia, en mayor proporción, a los hogares que menos lo necesitan.

Luis Alberto Arias, exjefe de la Sunat, indica que estas exoneraciones son ciegas. Por ejemplo, “exonerar del IGV a las frutas beneficia a quienes consumen más frutas, que son los hogares de ingresos más elevados”, indica Arias. De manera alternativa, menciona que la estrategia del Gobierno podría orientarse a sustituir las exoneraciones por devoluciones directas a la población de menores ingresos. Por ejemplo, mediante un mayor uso de la facturación electrónica se podría identificar los gastos de las familias más pobres y reembolsar directamente el IGV pagado en una cuenta bancaria. En la misma línea, el Banco Interamericano de Desarrollo recomienda impulsar la digitalización en la recaudación tributaria con el fin reunir información sobre los patrones de consumo de los contribuyentes a fin de focalizar los recursos públicos.

En un contexto de crecientes presiones inflacionarias, César Liendo, exviceministro de Economía, menciona que no existe espacio fiscal para ampliar las exoneraciones impositivas. En particular, Liendo indica: “La gran mayoría de alimentos de consumo diario de los hogares ya se encuentra exenta del pago de IGV”. El exviceministro menciona que se debe evitar la implementación de subsidios que distorsionan los precios relativos y la asignación eficiente de los recursos, y más bien apostar por incrementar los ingresos de los hogares a través de mayor empleo formal o, en su defecto, subsidios a la demanda de forma focalizada como el FISE o los actuales programas sociales.

GLP

Tumbes: dueños de restaurantes optan por balón de gas ecuatoriano ante altos precios en la ciudad

Publicado

el

A raíz del alto precio del balón de gas en Tumbes, pese a la inclusión del GLP al Fondo de Estabilización, la mayoría de dueños de los restaurantes de la ciudad se han visto obligados a comprar los balones de gas ecuatoriano que llegan ilegalmente a la región.

El dueño del restaurante ‘El Viejo Tenedor de Oro’ alegó que han optado por esa opción debido a que el cilindro ecuatoriano, de 15 kg, cuesta entre S/45 a S/48, mientras el balón de 10 kg, de menor capacidad, cuesta más de 60 soles en Tumbes.

“Nos vemos en la necesidad de comprar el gas ecuatoriano, que lo traen de contrabando […] Nos conviene más porque el balón ecuatoriano es de 15 kilos, mientras que el pequeño (peruano) dura unos días”, acotó.

El emprendedor también calificó de ‘engaño’ la reciente medida anunciada por el Ejecutivo, pues la reducción en el precio del gas, que actualmente bordea los S/60, sería de apenas S/13, un total de 47 soles, un monto que aún no les sale a cuenta para seguir solventando sus negocios.

“El gas ecuatoriano nos sale más económico y el (balón) es relativamente más grande. Esto del Gobierno (anuncio de inclusión del GLP al Fondo de Estabilización) es un engaño que nos hacen, porque antes el gas estaba a 35 soles, ahora lo subieron a 60 y he escuchado por ahí que lo quieren bajar 13 soles, pero eso es un engaño”, manifestó.

A la problemática del gas, se le suma el alza en el precio de los productos de primera necesidad, el dueño del mencionado restaurante aseguró que apenas obtienen ganancias, pues no pueden elevar los precios de los alimentos porque los comensales no lo aceptarían.

“Nosotros no podemos subir los precios, la gente no paga, pero todos los días los precios del pollo y verdura suben”, lamentó.

Mientras que en Tumbes aún no se ven los efectos de la incorporación del GLP al Fondo de Estabilización, en otros puntos del país, como Arequipa, Trujillo, Huacho, Moquegua, entre otras, se ha visto una reducción en el precio del balón de gas, según se pudo constatar.

Continuar leyendo

GLP

Osinergmin retira del Registro de Hidrocarburos a planta envasadora de gas en Pucallpa

Publicado

el

El Organismo Supervisor de la Inversión en Energía y Minería (Osinergmin) procedió a la suspensión indefinida de la inscripción de la planta envasadora de Llamagas Pucallpa en el Registro de Hidrocarburos, debido al dantesco incendio registrado hoy en dicha infraestructura.
A través de un comunicado, indica que continúa realizando la labor de supervisión en la mencionada planta envasadora, sobre los aspectos técnicos y de seguridad relacionados al sector hidrocarburos, así como la aplicación del plan de contingencias, ante el fuego originado esta mañana.
Ello permitirá determinar las responsabilidades pertinentes e iniciar los procedimientos sancionatorios que correspondan, puntualiza el documento.  
Osinergmin precisa que la citada empresa envasadora contaba con Registro de Hidrocarburos desde el año 1994. La última supervisión a cargo de este organismo se ejecutó en noviembre de 2020. 
En esa oportunidad, se realizaron diversas pruebas de control y se verificó el cumplimiento de las medidas de seguridad, entre ellas el adecuado funcionamiento del sistema contra incendios y la vigencia de la póliza de seguro de responsabilidad civil extracontractual. Igualmente, el tanque de almacenamiento de la planta fue sometido a inspección según norma internacional (API 510) en enero de 2021.

Continuar leyendo

GLP

Sigue reflejándose la baja en el balón de gas doméstico

Publicado

el

Producto del retorno del gas licuado de petróleo (GLP) al Fondo de Estabilización de los Precios de los Combustibles, los locales de venta siguen trasladando a sus clientes la baja de precio del balón doméstico.

De acuerdo al portal Facilito de Osinergmin, diversos puntos de venta efectuaron ayer una reducción promedio de S/ 11 e incluso se pudo observar que algunos establecimientos los han reducido en S/ 13. El más económico se ubica en S/ 35.

Periodistas hicieron un recorrido por algunas zonas de la capital y se constató que la baja se está trasladando al cliente.

En el Cercado de Lima, en la avenida Colonial, un establecimiento redujo en S/ 10 el precio de este producto, pasando a vender de S/ 46 a S/ 36 el balón doméstico de 10 kg, lo cual también favoreció al comercio, pues ahora la demanda subió.

“Se están despachando entre 35 a 40 balones diarios; normalmente eran 20 o 18 máximo”, comentó Omar Cervantes, encargado de ventas del local.

En el Jr. Ortigas Nº 1833, en San Juan de Lurigancho (SJL), se observó una reducción de S/ 10 y ahora se oferta el balón de GLP a S/ 36.

Este menor precio fue aplaudido por los ciudadanos y microempresarios de gastronomía, ya que les dará un respiro a su economía.

Maribel Aguirre, de 46 años, es una comerciante que vende desayunos en SJL y cuenta que llegó a comprar un balón de gas hasta en S/ 47, sin embargo, para no perder a sus clientes, se rehusó a incrementar el precio de sus productos.

“Antes compraba el gas a S/ 29 o S/ 30, de un momento a otro, estaba hasta S/ 47. Estamos trabajando para el día, sobreviviendo”, contó Aguirre.

Por su parte, Félix Bendezú de 29 años, quien acaba de comprar su balón de GLP, mencionó que esta reducción beneficiará a las familias que producto de la pandemia han visto mermados sus ingresos.

A cumplir la reducción

A pesar de que se reflejan las reducciones, aún hay locales que no bajan sus precios y lo venden hasta en S/ 65, como es el caso de Solgas Higa, en Lince, según lo registrado por el portal Facilito.

Ante ello, Gustavo Navarro, exgerente comercial de Petroperú, dijo que todos los locales deben reducir sus precios en por lo menos S/ 13.

“El precio es libre en el Perú, pero la rebaja debe ser de S/ 13. Si alguien le baja menos quiere decir que se está metiendo plata del Estado al bolsillo”, advirtió Navarro.

Mayor control para el GLP envasado

Gustavo Navarro, socio director de Gas Energy Latin America en el Perú, pidió al Ejecutivo reforzar los controles para que el subsidio que se está otorgando al GLP envasado sea utilizado de forma eficiente.

“Hay que ser muy cuidadosos y eso debemos exigirlo a las autoridades, porque ese subsidio es para el GLP envasado y antes, cuando hubo una situación semejante, las estadísticas demostraron que había muchos tramposos en el medio, que compraban GLP supuestamente para envasado y ese GLP terminaba en los grifos con un subsidio ilegal”, recordó Navarro.

Continuar leyendo

Tendencias

Copyright © El Gas Noticias | Todos los derechos reservados