Energía

Shell entra sigilosamente en el mercado de electricidad japonés

Shell, sector energético

Una de las ballenas energéticas está probando silenciosamente las aguas de lo que quizás sea el mercado de electricidad más rico del mundo, aún inexplorado por los inversionistas extranjeros.

Royal Dutch Shell Plc ha instalado una pequeña operación de electricidad en Japón, donde se encuentra en una fase “experimental” de aprendizaje para comprar y vender energía e identificar clientes industriales.

La segunda empresa de energía más grande del mundo por capitalización de mercado ve oportunidades para equilibrar la red cuando hay desajustes entre la demanda y oferta, a causa de la intermitencia de la energía eólica y solar.

“Creemos que habrá más volatilidad en el sistema de energía en el futuro”, declaró Mark Gainsborough, vicepresidente ejecutivo de nuevas energías, a periodistas en la oficina de la compañía en Singapur el miércoles. “Habrá más posibilidades de optimización en la mitad de la cadena de valor”.

La incursión de Shell en el mercado de electricidad japonés, donde las ventas superaron los 14 billones de yenes (US$ 125,000) el año pasado, marca la primera gran empresa extranjera en decir que está entrando en un mercado totalmente desregulado desde el 2016, luego de un dominio de décadas por parte de los monopolios regionales.

Además, plantea la posibilidad de que otras la sigan en el futuro. RWE AG, uno de los mayores operadores energía de Europa, señaló que el mercado liberalizado puede permitir a los operadores asumir riesgos de los que las empresas japonesas quieren protegerse.

Según Gainsborough, las oportunidades para que los operadores ayuden a equilibrar la red se expandirán a medida que más usuarios industriales y comerciales comiencen a generar energía en sus propias instalaciones.

Japón, que obtuvo aproximadamente el 15% de su electricidad de fuentes renovables –incluidas las represas hidroeléctricas– durante el año finalizado en marzo, ya enfrenta situaciones en las que los generadores de energía limpia deben recortar la producción, en vista de que la oferta supera la demanda.

El comercio inmediato en la Bolsa de Energía Eléctrica de Japón ha incrementado, ya que las reformas exigían a las empresas de servicios públicos vender energía. Casi el 30% de la electricidad del país se compró a través de la bolsa en noviembre, en comparación con el 1,5 por ciento previo a las reformas.

Japón no es la primera incursión de Shell en el comercio de energía. La compañía opera en Europa y recientemente estableció una operación de comercialización y mercadeo de energía en Brasil.

También es el segundo mayor operador energía en Estados Unidos, en términos de horas-teravatios vendidas, afirmó Gainsborough.

“Ya tenemos una gran presencia material en ese mercado, y una de las cosas que buscamos es extender esa capacidad a otros”, dijo. “Vamos a echarles un vistazo, particularmente a medida que se desregulen”.

Fuente: Agencia Bloomberg