ActualidadEnergía

Perú posee el primer vehículo eléctrico minero de Latinoamérica

El cargador eléctrico subterráneo ST7, de Epiroc, opera en la mina Atacocha desde hace 18 meses. Empresa sueca prevé traer 10 o 15 al año desde el 2021. La electromovilidad se abre paso en Sudamérica. Centenares de vehículos eléctricos se desplazan hoy por las urbes más populosas de Chile, Colombia y Brasil, pero pocos, aún, en el Perú. Sin embargo, nuestro país tiene algo que los otros no: el único vehículo a batería que opera exitosamente en una mina.

“Hablamos del único vehículo minero 100% eléctrico que existe en todo Latinoamérica”, explica Santiago Arenas, gerente de Minería Subterránea de Epiroc (otrora Atlas Copco) en el Perú.

Mayor en el 2020-2021

Se trata, en realidad, del segundo equipo minero a batería fabricado para el Perú.

El primero, desarrollado por Aesa y General Electric en el 2016, no consiguió los resultados deseados, y tuvo que ser devuelto a su fábrica de origen en EE.UU.

El scooptram de Epiroc, por el contrario, ha trabajado continuamente en Atacocha durante el último año y medio.

“Ahora estamos culminando el período de alquiler del equipo, pero hay otros clientes que quieren contar con él”, refiere Arenas.

Actualmente, solo Epiroc dispone de equipos semejantes. Pero ya la peruana Resemin ha anunciado planes para sacar al mercado el primer perforador a batería fabricado en el país.

Arenas prevé que el 2020 y el 2021 serán claves en el despegue del uso de vehículos mineros a batería en las minas del Perú. “Esperamos traer dos o tres scoop eléctricos en el 2020, y 10 o 15 por año desde el 2021”, señala.

Futuro no muy lejano

Epiroc prevé que todos los equipos para minería subterránea serán eléctricos en un futuro no muy lejano.

Las ventajas son claras. Al reemplazar diésel por electricidad, las minas serán más limpias y eliminarán la necesidad de más ventilación, el mayor costo en que incurren. Y, no menos importante: incrementarán su productividad.

Para conseguir este objetivo, la sueca se ha asociado con un poll de empresas que desarrollarán, desde el 2020, una nueva generación de baterías para vehículos eléctricos (VE).

“La fábrica se centrará en VE de uso urbano, pero queremos aprovechar la economía de escala para incrementar la producción de equipos mineros a batería”, apunta Arenas.