GNV

¿Por qué las estaciones de servicio no están de acuerdo con el cobro del “Derecho de Conexión Complementario” que realiza Cálidda?

Agesp, gnv

La Asociación de Grifos y Estaciones de Servicio (AGESP) informó que Cálidda, empresa que tiene el monopolio de la distribución de gas natural en Lima y Callao, exige el cobro por el concepto llamado “Derecho de Conexión Complementario” a los grifos y estaciones de servicio.  

¿En qué consiste el derecho de conexión complementario?

Según el gremio en la celebración de cada contrato de suministro entre el grifo o estación de servicio y la empresa Cálidda, se establecía la necesidad de que todo nuevo grifo o estación de servicio debía de pagar un costo por el tubo de conexión y la válvula de aislamiento necesarias para el suministro de gas natural. Es así que cada usuario que se conectó a la Red de Distribución de Gas Natural canceló en su oportunidad lo referente al costo de conexión o tubería de conexión como se le llamó en su momento. 

El concepto de Tubería de Conexión fue remplazado por el Derecho de Conexión a través del Decreto Supremo N° 014-2008-EM, que modificó el Decreto Supremo N° 042-99-EM, “Reglamento de Distribución de Gas Natural por Red de Ductos”. Posteriormente, a través del Decreto Supremo N° 040-2008-EM, se aprueba el Texto Único Ordenado de Reglamento de Distribución de Gas Natural por Red de Ductos. 

El problema se suscita con la Resolución N° 054-2016 OS/CD de Osinergmin el 15 de marzo del 2016: “Condiciones Generales del Servicio de Distribución de Gas Natural por Red de Ductos y la Aplicación de las Tarifas al Usuario Final”, posteriormente modificada mediante Resolución N° 208-2016-OS/CD del 27 de agosto de 2016.

A esto se suma la Resolución RD 075-2018MEM/DGH que respalda el cobro por “Derecho de Conexión Complementario”. 

Según Cálidda, estas normas los faculta ahora a cobrar, además del consumo de gas natural y del derecho de conexión que se canceló en su oportunidad, este nuevo “Derecho de Conexión Complementario”que no es otra cosa que un cargo adicional sobre la cantidad de gas que se entrega a través de la tubería. 

A este sobrecosto, Agesp lo califica como “una suerte de tributo perpetuo que beneficia solo a Cálidda en perjuicio de todos los peruanos consumidores de gas natural vehicular”.